Pensamientos sobre la reapertura de las iglesias.

Esto es lo que mucho no quieren ver o escuchar pero es mi responsabilidad orientarlos de forma correcta. Yo también al igual que ustedes quiero regresar a la “normalidad” y pensar que todo ha sido una pesadilla pero no es así. Debemos tener mucho cuidado e ir poco a poco y evaluando los procesos y etapas

No cabe duda que los pastores, sacerdotes, ministros, líderes, etc… desean la apertura de las iglesias por eso es esencial evaluar los aspectos epidemiológicos dentro de nuestras iglesias frente a la pandemia del COVID-19 para evitar la exposición y propagación del virus.

  • Población de riesgo (adultos de 60 años o más con enfermedades preexistentes de obesidad, diabetes, alta presión, asmáticos, etc.. y niños que actualmente se evalúan por nuevas enfermedades a consecuencia del COVID-19)
  • Aire acondicionado (aunque sólo se utilizará el 25% de capacidad del lugar) tenemos iglesias muy grandes donde su capacidad será mayor de 100 personas y según estudios de investigaciones previos la conglomeración de 10 personas o más aumenta el riesgo de contagio. Todos estarán respirando el mismo aire aunque estén utilizando su mascarilla.
  • Los líderes tendrán mayor exposición al realizar de 2-3 cultos diarios para alcanzar a todos sus miembros.
  • No podemos olvidar a los asintomáticos. Según estudios recientes el 44% de la población en general es portador del virus y no presenta síntomas (fiebre, tos, dificultad respiratoria, etc…). Aún verificando la temperatura muchos podrán presentar sintomatología leve (80% de la población) como temperatura elevada y el termómetro no lo identificará (por la ingesta de acetaminophen antes del culto o reunión).
  • No podemos olvidar la Hipoxia que puede causar el uso prolongado de las mascarillas.
  • Debemos hablar sobre los baños. Un área muy sensible y de difícil manejo para controlar la contaminación cruzada. El establecer un equipo de limpieza compuesto por miembros de la iglesia sería mayor exposición y los mismos deben ser adiestrados en cuánto al manejo efectivo y adecuado de limpieza y desinfección del área y se debe proveer el equipo de protección máxima al momento de proceder a la limpieza de los mismos. Este equipo de trabajo debe estar en la tabla como riesgo alto y deben realizar las pruebas de detección (serologica y molecular) en un tiempo estipulado. El contagio en los baños es sumamente alto.
  • Es difícil controlar un virus altamente infeccioso en un conglomerado de 10 personas o más aunque estén limpiando cada 5 minutos.
  • Ofrendas: El manejo de dinero en efectivo y el pasar canasta para la recolección de las ofrendas o diezmos es de mayor la exposición. Es importante que los mismos sean realizados por otras vías (Ath móvil, transferencias electrónicas, etc..) para evitar la contaminación cruzada y bomba de contagios.
  • Entre otros…

Es mucha la coordinación y evaluación antes de recibir a los miembros en las iglesias. Es imperativo que utilicen estrategias viables para evitar los contagios y propagación del virus de COVID-19.

Es viable comenzar con cultos en los carros al aire libre al estilo de autocine sin tener contacto de persona a persona donde se respeto el distanciamiento de 6-12 pies entre las familias mientras se observa el comportamiento del virus en la población y se realizan la evaluación de los procesos por etapas.
Continuar con transmisiones virtuales (cultos, estudios de la palabra, adoración, etc….)
Entre otros…

Estas son algunas recomendaciones para nuestras iglesias pero la lista es grandísima de todo lo que deben evaluar. Oramos para que esto pronto pase y que nuestro Dios tenga misericordia

Es importante que las iglesias accedan a los últimos dos estudios realizados por el CDC dónde nos alerta sobre las implicaciones de estás congregaciones masivas.

-Dr. Fernando Rivera